Ladrones matan a un joven por 14 mil pesos en San Vicente Chicoloapan - *Delincuentes matan a Jo­sé Agus­tín Pi­ña Suá­rez, de 19 años de edad, se re­gis­tra­ron , en el ki­ló­me­tro 27 de la ca­rre­te­ra Mé­xi­co-Tex­co­co, a la al­tu­ra de la ca­lle Ane­nen­cuil­co, en la Co­lo­nia Za­pa­ta, en es­te mu­ni­ci­pio. - Chicoloapan - vocesedomex.com

Ladrones matan a un joven por 14 mil pesos en San Vicente Chicoloapan


*Delincuentes matan a Jo­sé Agus­tín Pi­ña Suá­rez, de 19 años de edad, se re­gis­tra­ron , en el ki­ló­me­tro 27 de la ca­rre­te­ra Mé­xi­co-Tex­co­co, a la al­tu­ra de la ca­lle Ane­nen­cuil­co, en la Co­lo­nia Za­pa­ta, en es­te mu­ni­ci­pio.

Ladrones matan a un joven por 14 mil pesos en San Vicente  Chicoloapan

Seguridad

Febrero 06, 2014 20:42 hrs.
Seguridad Estados › México Estado de México
por José Juan Velázquez y Jessica Ortíz › Voces del Estado de México

6,269 vistas

SAN VI­CEN­TE CHI­CO­LOA­PAN, Méx.,El pasado 5 de fe­bre­ro.- Un jo­ven, de 19 años de edad, fue co­bar­de­men­te ase­si­na­do a ba­la­zos an­te la ate­rra­da mi­ra­da de uno de sus her­ma­nos, lue­go de que tra­tó de es­ca­par a bor­do de su ca­mio­ne­ta, donde 4 su­je­tos que lo per­se­guían en dos mo­to­ci­cle­tas, con la in­ten­ción de ro­bar­le 14,000 pe­sos que aca­ba­ba de re­ti­rar de un ban­co.

Con­su­ma­do el ase­si­na­to, los pre­sun­tos ho­mi­ci­das se die­ron a la fu­ga y aun­que no con­su­ma­ron el asal­to, sí se ro­ba­ron la vi­da del de­sa­for­tu­na­do jo­ven.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de quien fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Jo­sé Agus­tín Pi­ña Suá­rez, de 19 años de edad, se re­gis­tra­ron , en el ki­ló­me­tro 27 de la ca­rre­te­ra Mé­xi­co-Tex­co­co, a la al­tu­ra de la ca­lle Ane­nen­cuil­co, en la Co­lo­nia Za­pa­ta, en es­te mu­ni­ci­pio.

Ele­men­tos de la pa­tru­lla 08712 de la SSC que fue­ron los pri­me­ros en lle­gar al lu­gar pa­ra brin­dar au­xi­lio a los afec­ta­dos, in­for­ma­ron que de acuer­do a las ver­sio­nes que dio un her­ma­no del aho­ra oc­ci­so, en­car­ga­do de iden­ti­fi­car el cuer­po y tes­ti­go pre­sen­cial de los he­chos, mo­men­tos an­tes de que su her­ma­no fue­ra ase­si­na­do aca­ba­ba de sa­lir de un Ban­co­mer, ubi­ca­do den­tro del Cen­tro Co­mer­cial Puer­ta Tex­co­co, de don­de ha­bía re­ti­ra­do 14,000 pe­sos.

Cuan­do él y su con­san­guí­neo se re­ti­ra­ron del ban­co a bor­do de su ca­mio­ne­ta, una Ford, ti­po pick up de 3 y me­dia to­ne­la­das, blan­ca, pla­cas KU-94-946, di­jo el des­tro­za­do jo­ven, jus­to cuan­do en­tra­ron a la ca­rre­te­ra Mé­xi­co-Tex­co­co, 4 su­je­tos que via­ja­ban en dos mo­to­ci­cle­tas co­men­za­ron a co­rre­tear­los y con pa­la­bras al­ti­so­nan­tes le or­de­na­ban a Jo­sé que se de­tu­vie­ra.

Sin em­bar­go, di­jo, co­mo su her­ma­no sa­bía per­fec­ta­men­te que di­chos su­je­tos se­gu­ra­men­te iban a ro­bar­le los 14,000 pe­sos que aca­ba­ba de re­ti­rar del Ban­co­mer, hi­zo ca­so omi­so al se­ña­la­mien­to e im­pri­mió ma­yor ve­lo­ci­dad a la ca­mio­ne­ta con la fir­me in­ten­ción de es­ca­par y evi­tar el asal­to.

Pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te, los de­lin­cuen­tes le die­ron al­can­ce y al te­ner­lo de fren­te uno de ellos le vol­vió a or­de­nar que se de­tu­vie­ra y co­mo no obe­de­ció fi­nal­men­te lo ase­si­nó al dis­pa­rar­le a cor­ta dis­tan­cia dos ba­la­zos so­bre su cos­ta­do de­re­cho.

Lue­go de la agre­sión, di­jo el her­ma­no del aho­ra oc­ci­so, los de­lin­cuen­tes, aun­que no pu­die­ron con­su­mar el asal­to, se die­ron a la fu­ga, en tan­to que Jo­sé Agus­tín, aún he­ri­do to­da­vía al­can­zo a de­te­ner la mar­cha de la ca­mio­ne­ta y a pe­sar de que él rá­pi­da­men­te tra­tó de au­xi­liar­lo y lo re­cos­tó so­bre el asien­to del co­pi­lo­to, al tiem­po que pi­dió el au­xi­lio de una am­bu­lan­cia de Pro­tec­ción Ci­vil pa­ra que re­ci­bie­ra aten­ción mé­di­ca de ur­gen­cia, cuan­do los pa­ra­mé­di­cos lle­ga­ron ya era de­ma­sia­do tar­de, pues ya ha­bía muer­to de­san­gra­do.

Al te­ner co­no­ci­mien­to de los he­chos, ele­men­tos de la SSC se pre­sen­ta­ron en el lu­gar e im­ple­men­ta­ron un fuer­te ope­ra­ti­vo en to­da la zo­na, a fin de ubi­car y de­te­ner a los cri­mi­na­les, pe­ro no tu­vie­ron suer­te, pues es­tos es­ca­pa­ron sin de­jar pis­tas de su pa­ra­de­ro.

Po­li­cías mi­nis­te­ria­les que más tar­de arri­ba­ron a la es­ce­na del cri­men, por pu­ro trá­mi­te, pues nun­ca ha­cen na­da por acla­rar la in­ten­sa ola de ase­si­na­tos que se han co­me­ti­do du­ran­te los úl­ti­mos días en to­do el te­rri­to­rio del Es­ta­do de Mé­xi­co, in­for­ma­ron que en tor­no a es­te nue­vo cri­men, ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y aun­que só­lo sean pro­me­sas in­cum­pli­das, con­fia­ron en que con­for­me avan­cen los tra­ba­jos po­li­cia­cos pue­dan iden­ti­fi­car y de­te­ner a los res­pon­sa­bles, ac­ción que se es­pe­ra así su­ce­da, pues aho­ra es­tos de­lin­cuen­tes no ma­ta­ron a un ma­fio­so, si­no que a un jo­ven tra­ba­ja­dor que lo úni­co que hi­zo fue de­fen­der un di­ne­ro que ha­bía ga­na­do con mu­cho es­fuer­zo.


Ver nota completa...