“El gobierno no es Ayotzinapa. ¡Qué se vayan todos!”, exigen miles en marcha #1DMX - “Venimos a solicitarles la unidad verdadera, de hermanos. Y lo que nos hermana es lo que verdaderamente importa: la pobreza, el desempleo y el dolor de quien ha perdido un hijo” - Cuauhtémoc - vocesedomex.com

“El gobierno no es Ayotzinapa. ¡Qué se vayan todos!”, exigen miles en marcha #1DMX


“Venimos a solicitarles la unidad verdadera, de hermanos. Y lo que nos hermana es lo que verdaderamente importa: la pobreza, el desempleo y el dolor de quien ha perdido un hijo”

| Juan Carlos Aguilar /almomento.mx | Desde todotexcoco.com
“El gobierno no es Ayotzinapa. ¡Qué se vayan todos!”, exigen miles en marcha #1DMX

Periodismo

Diciembre 02, 2014 18:13 hrs.
Periodismo Estados › México Ciudad de México
Juan Carlos Aguilar /almomento.mx › todotexcoco.com

4,771 vistas

CIUDAD DE MÉXICO, (Al Momento Noticias).- “Estamos aquí para hacer un llamado a la unidad, para que no nos peleemos entre nosotros”, señaló uno de los líderes de la manifestación#1DMX, la cual se mantiene firme en su exigencia principal: la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos desde hace más de dos meses en Iguala, Guerrero.

“Venimos a solicitarles la unidad verdadera, de hermanos. Y lo que nos hermana es lo que verdaderamente importa: la pobreza, el desempleo y el dolor de quien ha perdido un hijo”, expresó desde el templete que fue colocado al pie del Ángel de la Independencia, en Reforma, en donde se congregaron miles de manifestantes, quienes exigieron la renuncia de Enrique Peña Nieto ante lo que calificaron un “evidente fracaso del gobierno”.

En esta ocasión, la marcha partió del Zócalo capitalino y de ahí avanzó por la calle 5 de Mayo hasta llegar a avenida Juárez; luego llegó a Reforma para después dirigirse al Ángel de la Independencia, con lo cual se evitó el enfrentamiento entre policías federales y los manifestantes en la plancha del Zócalo, tal y como ocurrió el pasado 20 de noviembre.

Y ahí, ante cerca de 50 mil manifestantes que colmaron Reforma hasta su cruce con Insurgentes, el hombre del micrófono dijo: “Estamos hartos de esta politiquería. En tiempos electorales todos nos hablan bonito, nos quieren besar los pies, pero luego ni caso nos hacen.

“Debemos terminar con la politiquería. Un ejemplo claro es lo que ocurrió el pasado sábado:

En Tecoanapa, en Guerrero, se desconoció al presidente municipal. Se instauró el Consejo Municipal en una asamblea permanente para que los comisarios tomen en sus manos el gobierno. Queremos que nos escuchen. Así que a partir del sábado les quitamos el sueño de los políticos”.

Luego de ser vitoreado ante lo que se comprendió como una pequeña victoria de un movimiento que cada día crece más y que “ya nada ni nadie podrá parar”, volvió a la petición original, la que considera le dará al final el triunfo a este movimiento civil nacional:

“Necesitamos estar juntos, así que, por favor, no nos dejen solos, vamos adelante”.

Y advirtió: “No vamos a descansar hasta que nos regresen a los muchachos con vida; no estamos de acuerdo con que nuestros hijos acaben en un charco de sangre o en una fosa. Por eso convocamos a todos a que se sumen a esta lucha. Está llegando el fin de Peña Nieto”.

REPRESIÓN E IMPUNIDAD

En otro momento, pasadas las siete de la noche, se enumeraron los aspectos que, afirman, permitieron que la tragedia de Ayotzinapa ocurriera:

“Ayotzinapa fue posible por la política neoliberal y de desmantelamiento que pretende convertir la educación en mercancía.

“Fue posible por la política represiva.

“Fue posible por la impunidad.

“Fue posible por la complicidad entre el gobierno y el narcotráfico”.

Ante la lista de agravios y traiciones del gobierno, vinieron cuatro exigencias y una afirmación. Las exigencias fueron: 1) La presentación inmediata y con vida de los 43 estudiantes desaparecidos; 2) La libertad inmediata de todos los presos políticos del país; 3) El alto inmediato a la represión en todos los niveles; 4) La renuncia de Enrique Peña Nieto a la presidencia de la República.

La afirmación fue aún más contundente y retumbó en la avenida más importante del país: “El culpable es el Estado”.

“TÚ NO ERES AYOTZINAPA, PEÑA”

De ahí que uno de los manifestantes cuestionara que hace unos días Peña Nieto quisiera hacer suyo el grito de “Todos somos Ayotzinapa”.

“Cuando decimos “Todos somos Atoyzinapa” queremos decir que la clase baja se suma a la causa de los muchachos desaparecidos y lucha contra los poderosos, contra el gobierno; es decir, no incluimos a Peña, pues justamente él y todo el gobierno, incluidos todos los partidos políticos, son parte del problema. Peña no es Ayotzinapa. ¡Qué se vayan todos!”.

Como respuesta, los miles de manifestantes que estaban ahí presentes corearon una y otra vez: “Ayotzi vive, Ayotzi vive”.

RADICALES, POLICÍAS Y VIDRIOS ROTOS

Al final de la manifestación, una vez que los asistentes comenzaron a caminar sobre Reforma rumbo al Metro Hidalgo, un grupo de radicales rompió los vidrios de tres cajeros automáticos, dos Oxxos y de algunos edificios, ante la presencia de los medios de comunicación que registraban los hechos. En la coreografía del caos, mientras los violentos rompian vidrios con palos, piedras o lo que encontraran a la mano, el estruendo de los cohetones y otro tipo de explosivos retumbaban sonoro entre los edificios.

Después de que ocurrieron estos acontecimientos, cientos de granaderos caminaron al lado de algunos de estos grupos radicales, dando la sensación de que los custodiaban mientras decenas de fotógrafos y reporteros capturaban su proceder violento, hasta que llegaron a la altura del Senado de la República, donde los manifestantes finalmente fueron encapsulados.

Según integrantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, en ese punto la policía detuvo de manera injustificada a siete personas, además de que golpearon en la cabeza a una mujer que no participaba en la marcha. Todos los demás manifestantes fueron escoltados por estas organizaciones hasta el Metro Hidalgo para evitar que fueran agredidos por la policía.

Aunque lo que predominó en esta marcha fue la protesta organizada y pacífica, lo que se vio en televisión fue, de nuevo, un discurso represivo, que tiene como único objetivo aterrar a las audiencias para inhibir la protesta. La violencia de Estado, con varios minutos de cobertura de violencia iracional a todo color y apenas unos cuantos segundos para las miles de personas que protestaron en orden.

Por lo pronto, ya se anunció que para el próximo sábado, 6 de diciembre, se tomará de manera simbólica la ciudad de México para conmemorar la entrada a esta ciudad de los ejércitos de Emiliano Zapata y Francisco Villa.

“Esto se realizará para conmemorar esta fecha histórica, pero también para reivindicar la aparición de los estudiantes. Porque un movimiento sin reivindicaciones es un movimiento sin sueños. No podemos dejar de exigir la vida los normalistas, eso no. En estos días será vital que las diferentes organizaciones podamos discutir y tomar acuerdos. Vayamos de la resistencia a la ofensiva todos juntos hasta alcanzar la victoria”, pidió al final uno de los manifestantes.


Ver nota completa...