“Chapulín Polaco”: ortóptero erectus vulgaris


Se estima que un mínimo del 10 por ciento pertenecen al género “chapulinoide” y van con todo para no quedarse fuera

| José Sánchez López/almomento.mx | Desde todotexcoco.com
“Chapulín Polaco”: ortóptero erectus vulgaris

Política

Enero 19, 2015 17:10 hrs.
Política Estados › México Estado de México
José Sánchez López/almomento.mx › todotexcoco.com

3,574 vistas

MÉXICO es el único país en América Latina, donde, constitucionalmente, no hay reelección.

Pero eso no fue obstáculo alguno para la clase política, –con sus muy, pero muy, muy escasísimas excepciones–, que descubrieron en el “chapulineo” la manera de permanecer siempre pegados a la ubre gubernamental.

En aquellos países donde sí hay reelección, los políticos saben perfectamente que de la rendición de cuentas, de los resultados que hayan dado, depende si lo reeligen o no.

Aquí no hay reelección, pero sí lealtades partidistas incondicionales y de esa manera, en “chapulinezcas” machincuepas, gran número de supuestos servidores públicos saltan de puesto en puesto sin que nunca abandonen la nómina pública.

Gobiernos federal, estatal, local, cabildos, sindicaturas, regidorías, delegaciones y, desde luego, el Poder Legislativo es algunos de los sitios donde recalan esa clase de rémoras.

Basta una miradita a la trayectoria de los políticos más longevos, para sacar una conclusión: no importa el partido, la clase política siempre encuentra la manera de permanecer enquistado a la ubre gubernamental.

Se abrió la temporada de “Chapulines” y comenzó la desbandada.

Cientos de políticos abandonan sus puestos sin haber concluido sus cargos, “porque así lo manda la ley”, de otra manera se quedarín sin hueso.

Y lo de menos es que no hayan cumplido con su encomienda, sino que hayan rebasado con creces su tarea, pero de manera negativa, como es el caso de muchos alcaldes y otros personajes que fueron a dar a chirona por servirse con la cuchara grande.

Ex gobernadores, ex alcaldes, ex diputados. ex delegados, síndicos, regidores y toda laya de politiquillos o politicotes siguen vivos.

“Es un error vivir fuera del presupuesto”, es el lema que se adjudicaron los chapulinezcos personajes, cración del veracruzano CESAR GARIZURIETA, “El Tlacuache”.

A cinco meses de las elecciones federales y locales del próximo 7 de junio, en que estarán en juego 2 mil 179 puestos, los “chapulines” está más que listos.

Se estima que un mínimo del 10 por ciento pertenecen al género “chapulinoide” y van con todo para no quedarse fuera.

Ante la temporada “chapulinezca”, (por cierto ¿tendrán algo que ver con el término chapuza? el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), JOSE LUIS BEATO GONZALEZ, hizo una abierta crítica a esa clase de políticos.

Se manifestó contra los precandidatos que saltan de un cargo a otro sin concluir su actual gestión y aquellos sobre los que pesan acusaciones o supuestos casos de corrupción.

Nunca lo hubiera hecho.

¿Cómo se atreve? gritaron indignados aquellos políticos que se sintieron aludidos.

Uno de los primeros en respingar “ante las aspiraciones legítimas de los servidores públicos”, para variar perredista, fue RAUL ANTONIO FLORES GARCIA.

Advirtió que el PRD-DF apelará ante la autoridad electoral para evitar “una campaña negra que fomente el abstencionismo”.

Hizo sesudas y geniales comparaciones:

“No permitir que un político aspire a otro puesto, es como decir que un doctor no podría cambiarse de hospital o un beisbolista no aspirara a una mejor oportunidad dentro de un equipo. No se puede satanizar a los políticos”. (sic).

O sea que, más mucho mejor, antes al contrario ¿no?

JORGE GAVIÑO AMBRIZ, del Partido Nueva Alianza (PANAL) dijo que los empresarios deben limitarse en aspectos que la misma legislación establece, pues si bien es válida la crítica, los señalamientos no deben ser a través de una lista negra ni de corte corporativista.

Evidente su molestia al ser exhibidos

La lista es demasiado grande como para dar nombres, no nos alcanzaría ni este ni muchos espacios más, pero ahí están los chapulines, prestos, raudos, veloces.

Como dicen los ladrones cuando se echan a correr: ¡Chingue a su madre el último!***LA RELACION AL INTERIOR DE SUS PARTIDOS Y NO SU DESEMPEÑO, ES LO QUE PERMITE A LOS SALTIMBANQUIS POLITICOS SUS CHAPULINEZCOS BRINCOS.***AU REVOIR
*******
joebotlle@gmail.com


Ver nota completa...